Cirugía femenina intima

Labioplastia


La labioplastia se puede catalogar dentro de lo que se denomina cirugía íntima. Hoy en día, cada vez importa más la estética, y por regla general, son las mujeres las que más se preocupan por este aspecto. Eliminar las arrugas, reducir las marcas de expresión o corregir las ojeras, son algunos de los tratamientos que se utilizan para mejorar nuestro aspecto. En cambio, en los últimos años la preocupación por las zonas íntimas ha ido en aumento, y las mujeres quieren tener su vagina lo más estética posible. Ante esta necesidad, nace la labioplastia, lo que permite intervenir los labios de los genitales femeninos con el fin de lograr satisfacer las necesidades de la paciente.
Esta intervención está demandada por mujeres de todas las edades, que pueden ver en la labioplastia una solución a sus problemas más íntimos. Estos problemas, pueden surgir, debido al parto, tratamientos con hormonas, sobre-esfuerzos, o un componente genético que por regla general se va desarrollando con la edad, haciendo a la mujer sentirse con menos confianza, lo que puede provocar daños en la autoestima y en definitiva, mal estar general.
Existen dos tipos de intervenciones dentro de la labioplastia:
Reducción de labios menores:
Con el paso del tiempo los labios menores han ido perdiendo su forma y volumen habituales, y se procede a devolverlos a su tamaño de origen con el fin de recuperar su componente estético.
Aumento de labios mayores:
En estos casos se procede a inyectar en la mayoría de las ocasiones grasa con el fin de que aumenten su tamaño, y al igual que todos los tratamientos estéticos, mejorar su aspecto.
La duración del proceso es de 2 a 4 horas.